Hanley Ramírez con meta de ganar anillo

En su tercera temporada en Boston, Hanley Ramírez ha tomado el rol de bateador designado que hasta el año pasado pertenecía a una leyenda local. Este es el segundo turno del slugger en Beantown: Ramírez fue reclutado por los Medias Rojas y llegó a través de su sistema de granjas antes de que ganara el premio de Novato del Año con los Marlins en 2005. Ahora, habla sobre cómo fue el aprender inglés, la vida sin Big Papi, y la responsabilidad de elegir la música del clubhouse.

¿Qué fue lo más difícil para ti cuando primero llegaste a Estados Unidos?

El lenguaje fue un poco difícil, y salir a comer. Lo que tú querías comer tenías que esperar a alguien que supiera inglés, y sentarme en el lockerhasta que tuviera la oportunidad que alguien llegara y yo poder ir con él a comer.

Yo tuve la oportunidad de estudiar en un colegio bilingüe, pero no te voy a decir que lo sabía al cien por ciento. Me podía defender. Claro, cuando uno no sabía decir un tipo de comida en inglés decía lo mismo, ‘the same’; poco a poco uno se va adaptando. Pero lo que me ayudó también bastante fue siempre estar alrededor de los americanos, para yo ir aprendiendo cositas con ellos.

Ser prospecto y estudiar inglés, ¿te ayudó a adaptarte más rápido?

Me ayudó, sí. Me ayudó porque socializas más con los americanos cuando ellos saben el tipo de pelotero que tú eres y eso te ayuda un poco.

¿Cuál es la diferencia principal que ves entre la organización de los Medias Rojas de cuando eras prospecto y la de ahora que regresaste?

Les dan más oportunidades a los peloteros jóvenes. Cuando estuve aquí casi no subían a los peloteros jóvenes de ligas menores. [El equipo] siempre estaba lleno de veteranos. Creo que ya esas puertas están abiertas para todos esos jóvenes que están en ligas menores que fácilmente pueden llegar a Grandes Ligas con los Medias Rojas de Boston.

¿Es algo positivo, diferente?

Es positivo y diferente. Creo que eso te abre más la mente porque tú tienes la oportunidad, si tú firmas con los Red Sox, de llegar con ese mismo equipo a las Grandes Ligas.

¿Sentiste alguna vez racismo en tu contra en algún clubhouse?

No, gracias a Dios que no. Siempre me he llevado bien con todos ellos y le doy gracias a Dios porque nunca he pasado por eso, por ese momento tan difícil.

¿Cuál es la diferencia principal entre los camerinos en Grandes Ligas y en República Dominicana?

Creo que la música. Eso es lo único siempre. Pero nosotros aquí siempre tratamos de poner un mix que tiene de todo y nunca ha habido ningún tipo de problema.

¿Crees que es algo que ayuda a los jóvenes a adaptarse y sentirse bienvenidos?

No, por eso también están los veteranos. [Como jugador joven] siempre tienes que estar mirando y ver lo que ellos hacen y aprender cosas de ellos.

¿Quiénes fueron los compañeros que más te ayudaron cuando llegaste?

Bueno tenía a David [Ortiz], tenía a Pedro [Martínez], tenía a Manny [Ramírez]. Ellos siempre me empujaban. Yo tuve la oportunidad de estar aquí [con los Medias Rojas] en las ligas menores y cada vez que ellos me mandaban a buscar iba a sus casas y me daban muchos consejos.

¿Qué fue lo más que tú aprendiste de veteranos como Pedro, Manny y David?

Como se llevan con sus compañeros. Como van al trabajo. La dedicación que [ellos] le ponen al trabajo diariamente, eso es lo más importante. El amor con que lo hacen y esa mentalidad de ganar.

Casi un tercio de los peloteros en MLB son latinos, ¿es algo que viste venir?

Donde yo practicaba en Dominicana el estadio quedaba al lado del estadio de invierno allá, y yo cuando salía de mi práctica, iba al estadio allá de invierno y veía a esos jugadores saliendo del camerino y me quedaba mirando y decía algún día me gustaría estar en Grandes Ligas o jugando con ese equipo de invierno. Después de ahí todo han sido bendiciones gracias a Dios.

¿Ha llegado el momento en tu carrera en que te has dicho ‘I made it’ (lo logré)?

No, todavía no, porque todavía no tengo ese anillo y para eso es que tú estás en las grandes ligas, para ganar championships y eso es lo que estoy buscando. Todavía no tengo el primero y estoy enfocado en eso todavía. Cuando llegue ese anillo entonces tú puedes decir ‘I made it’.

¿Hay manera de explicar lo que significa la falta de David Ortiz en los Red Sox?

Sinceramente, ya no queremos hablar de eso. No queremos decir que a lo mejor no estamos jugando así porque David no está aquí. Todo el mundo sabe de el pelotero, el tipo de persona que David es. Pero estamos tratando de enfocarnos en vivir otro tipo de vida sin David, que es un poco difícil. Pero eso es lo que estamos tratando de hacer. Nos va a costar bastante ajustarnos a eso, pero es la realidad, es la realidad. David sabe que lo amo, lo quiero. No ha sido fácil. Pero esa es la mentalidad hasta ahora mismo.

[Entonces la mentalidad tiene que ser de seguir adelante, con los que están aquí, y ganar un anillo…]

Exactamente, esa es la mentalidad. Tener un anillo, fuera de David. Tú sabes que cuando tienes a David en un equipo, lo hacía un poco más fácil. Pero hay que seguir adelante y seguir escalando esa loma.

¿Tu círculo de amigos son la mayoría latinos?

Se puede decir que hay de todo. En mi teléfono vivo hablando con todos. Eso creo que también me ayudó, y estar texteando en inglés también. Yo a veces decía las palabras mal y ellos me las mandaban para atrás. Pero el miedo te hace la cosa difícil. Cuando sacas el miedo de ti, todo se te va hacer más fácil, sea jugando béisbol, haciendo cualquier cosa. No puedes tener miedo de cometer errores.

¿Has hecho algo específico para mejorar el inglés?

Escuchar música en inglés, mucho hip hop; todavía lo hago. Escuchaba y repetía la letra después que ellos la decían.

¿Qué tipo de música escuchas?

Yo escucho de todo. De todo. Hasta country. Como yo vivo poniendo la música en el clubhouse, tengo que poner de todo y mantener a todo el mundo contento. Creo que eso es lo más importante en un equipo, hacer cosas para que se mantengan unidos.

¿Has criado a tus hijos hablando inglés en la casa?

Ellos nacieron aquí, así que en la casa se vive hablando inglés, pero el más grande, que nació en República Dominicana y luego vino aquí estaba un poco asustado cuando lo puse en la escuela. Pero ese es el que mejor lo habla.

¿Por qué crees que los jugadores de NFL y NBA son más activos con los comentarios políticos, como en redes sociales, por qué crees que eso no pasa en el béisbol?

Porque aquí se juegan más juegos. El béisbol es más estresante. Esto es ‘day in, day out’, diariamente hay que estar enfocado. Los días libres aquí son calvos y es diferente.

¿Qué consejo le darías al Hanley de 16 años?

Tener a un veterano que siempre estuviera al lado mío diciéndome las cosas buenas y malas fuera y dentro del terreno. No tuve eso en Grandes Ligas, en mis primeros años en Miami. Por eso yo siempre trato de estar con los muchachos jóvenes aquí y enseñarles y ayudarlos cuando hacen algo malo. No lo hago delante de la fanaticada o de los otros compañeros. Si hacen algo malo, se lo digo aparte para que no se sientan mal.