Draymond Green se ofusca ante comparación con Charles Barkley

OAKLAND, Calif. – Algunos piensan que la personalidad de Draymond Green — sin disculpas, sin censura, feroz y provocadora – es similar a la de otro ala pivot ya retirado que supo ser una estrella: Charles Barkley, miembro del Salón de la Fams.

Cuando le preguntaron a Green este domingo si él era el Barkley moderno, al jugador de los Golden State Warriors no le gustó ni un poquito.

“Diablos, no”, él respondió. “Yo soy el Draymond Green moderno”.

Existen claras similitudes entre ellos dos, pero Green se ocupó de aclarar su punto de vista para distanciarse de su supuesta conexión con Barkley.

“[Barkley] les dijo a todos ustedes en el ’90 que él no era el modelo a seguir para sus hijos de todos modos…así que ahí lo tienen”, apuntó Green. “Él no era mi ídolo. Yo crecí en Saginaw, Michigan y eso es lo que hacemos, hablar y provocar durante un partido de básquetbol. Así me criaron. Yo me crié en una familia así, así que no necesitaba a Charles Barkley para influenciarme”.

Green acredita a su madre, su padre y su vecindario por gran parte de su extroversión.

“Es heredada”, él declaró. La única similitud que él comparte con Barkley es dentro de la cancha, pero hasta ahí llega.

“A mí me crió Mary Babers”, dijo Green. “Eso es lo que haces en la familia Babers. Te expresas con libertad. No tiene nada que ver con Chuck. Yo no era fan de Charles Barkley cuando era chico. No es por faltarle el respeto a Chuck, él era un gran jugador, pero a medida que yo iba creciendo lo veía jugar porque él no era tan grandote y hacía muchas cosas que yo intentaba incorporar a mi estilo. Pero no, él no me influenció para nada”.

Cuando le preguntaron sobre si él se considera un ejemplo a seguir para los niños, él pausó por un tiempo largo y dijo que “intenta serlo”.

“Pero no es mi decisión si lo soy o no. Yo intento ser un ciudadano modelo”.

Barkley ahora es un comentarista para la cadena TNT. Green está interesado en ser entrenador cuando se retire, pero también admitió este domingo que ha pensado en ser comentarista.

“Obviamente estoy pensando en ambas posibilidades. No sé. Ambas cosas tienen sus aspectos positivos y negativos. Al ser comentaristas, no estás en las llamas. Al ser entrenador, los jugadores serían consentidos y me sacarían completamente de quicio. No sé, ya veremos”.