Los africanos están que echan chispas contra Trump por llamarlos letrinas

 

Por Servicios CA


Washington-
 Varios países africanos y representantes de organizaciones internacionales criticaron duramente a Donald Trump por calificar de “países de mierda” a Haití, El Salvador y a las naciones africanas.

Trump recurrió este viernes a su arma favorita, Twitter, para defenderse y negar haberles calificado de esa forma, pero rápidamente fue desmentido por un senador del partido Demócrata que estuvo en la reunión y confirmó lo ocurrido.

“Que el primer representante de Estados Unidos se exprese en esos términos es indigno, preocupante y ofensivo”, dijo este sábado en Twitter la secretaria general de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), la canadiense Michaëlle Jean, de origen haitiano.

En pocas horas, el asunto se transformó en un escándalo internacional y generó una fuerte oleada de indignación. “Si se confirman, son comentarios escandalosos y vergonzosos por parte del presidente de Estados Unidos. Lo siento, pero la única palabra que se puede utilizar es ‘racista’”, dijo en Ginebra el portavoz del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville.

El gobierno de Haití, que este viernes conmemoró el aniversario del devastador terremoto de 2010, emitió una nota en la que consideró “inaceptables” las palabras “odiosas y abyectas” de Trump, que reflejan “una visión simplista y racista completamente equivocada”.

El presidente Jovenel Moise no mencionó en la ceremonia el lenguaje utilizado por Trump, y solo dijo que “Haití es un país como otros en la Tierra”.

La Unión Africana, condenó por su parte en Adis Abeba las declaraciones “hirientes” y “perturbadoras” del mandatario. “No es solamente hiriente para las personas de origen africano en Estados Unidos, sino también para los ciudadanos africanos”, dijo a la AFP Ebba Kalondo, portavoz del presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki.

Y el grupo de países africanos ante la ONU calificó de “indignantes, racistas y xenófobas” las declaraciones de Trump, a quien le exigió “retractación y disculpas”.

El gobierno de Botsuana convocó al embajador estadounidense para que explique si esa nación africana es “considerada un país de mierda”. El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, exigió también “respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo”.