Home Entretanimiento No todo es glamour, hay mucho de infierno en el mundo del...

No todo es glamour, hay mucho de infierno en el mundo del modelaje

849
SHARE

Por Aline Cerdán

Convertirse en supermodelo para viajar por todo el mundo, asistir a las fiestas más exclusivas, rodearse de personajes VIP y caminar por las pasarelas más glamurosas, es algo con lo que muchas mujeres sueñan.
Sin embargo, el mundo del modelaje también tiene un rostro oscuro, del cual no se habla suficiente. Un rostro que muchas modelos conocen cuando son demasiado jóvenes para entender los posibles peligros a los que están expuestas. Un rostro que Vogue quiso compartir al mundo a través de ‘The Models’, una serie de documentales cortos que transmite en su canal de YouTube.
La nueva serie de documentales de Vogue, ‘The Models’ le cede la palabra algunos grandes nombres de la moda para hablar de distintos temas y experiencias personales dentro de una industria que, al parecer, aún tiene un gran camino que recorrer para llegar a un lugar de igualdad y respeto.
“Las agencias no tienen en mente lo que es mejor para sus modelos porque, si así fuera, probablemente no harían tanto dinero”. Esta declaración de la modelo Ali Michael inicia el segundo episodio de la serie documental, en la que 10 modelos hablan de dinámicas de poder y de horrores normalizados en la industria de la moda.
A lo largo de poco más de seis minutos, las modelos Ali Michael, Selena Forrest, Drake Burnette, Myla Dalbesio, Hailey Clauson, Shannon Rusbuldt, Gemma Ward, Carolyn Murphy, Patricia Van Der Vliet y Adesuwa Aighewi revelan las actitudes incómodas y a veces abusivas de muchos fotógrafos, la manera en la que, según ellas, las agencias las explotan y la importancia de rodearse de las personas indicadas en una industria hostil.

Un empleo incómodo

“No hay nada realmente cómodo sobre este empleo”, dice Drake Burnette. “Múltiples personas están tocando tu cara y tu cuerpo todo el día”. La modelo estadounidense también explica que las interacciones con muchos fotógrafos tienden a estar llenas de un coqueteo incómodo que muchas de ellas deben tolerar.
“Cuando un fotógrafo se te acerca y te empieza a mover como si fueras un maniquí. Y te levanta el brazo y lo posiciona, y mueve tu mentón… Me parece increíblemente ofensivo. Especialmente, cuando estás desnuda”, confiesa Myla Dalbesio a Vogue.

Niñas con carreras de mujeres

Ali Michael, quien empezó a modelar cuando tenía 18 años, recuerda haberse sentido sometida por adultos que, para ella, representaban figuras de autoridad.
“Si me pedían que hiciera algo, lo hacía. Quería hacer un buen trabajo en esta increíble oportunidad que me estaban presentando”, cuenta.
Los peligros con los que se encuentran estas jóvenes sin experiencia son una de las razones por las cuales Adesuwa Aighewi (la modelo nigeriana que se ha convertido en el rostro de Chanel), no cree que contratar a modelos tan jóvenes sea una buena idea.
“No me parece que niñas tan jovenes sean firmadas (contratadas por agencias o marcas) o que se hagan famosas tan rápido,” explica la modelo de 26 años. “No creo que sea justo porque te roba parte de la inocencia”, aclara.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY