Home Columnas Las elecciones simultáneas entre mejorías y replanteamientos

Las elecciones simultáneas entre mejorías y replanteamientos

SHARE

Hablando con el Soberano

Por Max Montilla

 

 

“Por lo tanto, no sé si estas primarias en el partido oficialista serán para unificar o para motivar un éxodo”. Con esta cita me despedía de mi artículo del jueves 03 de septiembre, en víspera de lo que sería la fiesta de la democracia para algunos, tal y como recalco hoy, no para todos.

El pasado domingo 06 de octubre los dominicanos vivimos lo que podría llamar, una fiesta de la democracia. Pero esa fiesta, como en todas, hay cosas que mejorar, otras replanteárselas.

Antes quiero felicitar el esfuerzo del árbitro del proceso, la Junta Central Electoral y de sus jueces.

Pero, como dice el dueño de este periódico, aquí está el “bendito pero”, hay cosas que mejorar para las próximas elecciones congresuales y presidenciales, en febrero y mayo próximo:

 

1.    Mejor educación a los electores por parte de la Junta a la hora de las votaciones y de los propios partidos. No es posible que todavía a estas alturas los votos nulos o por “ninguno”, entre los dos partidos que fueron a elecciones sean de casi 45 mil votos, casi la misma cantidad de algunos partidos minoritarios del propio sistema en elecciones pasadas.

 

2.    La Junta debería ser más dura con algunas encuestadoras, pues, solo crean una cortina de humo, dándole a la sociedad un placebo de quien podría ganar. Claro está, existe una ley, y las encuestas son una “fotografía del momento”, pero se necesita regular más, porque la verdadera encuesta son los votos emitidos el día 06 de octubre, que, a razón de ser, el 54.71% de la población acudió a votar.

 

Cosas que replantearse:

 

1.    A los partidos políticos que se jactaban de tener más de un millón de inscritos entre sus simpatizantes.

Por citar ambos casos, el PRM dijo que tenia mas de 1.2 millones de inscritos en su padrón, sin embargo, su resultado fue de 382, 025, si incluimos los 5,408 “ninguno”, es decir, que solo acudió a ejercer su derecho al sufragio un 29.49%.

En el caso del partido oficialista, el total de inscrito, según la JCE es de 7.4 millones de votantes y alcanzaron solo 1.8 millones de votos, para un 25.22%. En el caso de los votos por “ninguno”, el total fue de 39,539, mayor que los otros 3 precandidatos que alcanzaron solo 35,059.

 

Una tarea titánica para todos a lo interno de esas organizaciones y más aún en las escuelas de formación política de los partidos del sistema.

2.    El caso de los Software: este es un caso muy importante, porque el precandidato y presidente del PLD, el Dr. Leonel Fernández, dijo que el código fuente del software fue adulterado, una delicada acusación sobre el pasado proceso.

Lo que llama la atención es que si el Dr. Fernández, sabia que un estudio de 5 reconocidas universidades habían detectado problemas con el software, porque no lo dijo en plena campaña, solo se limitó a decir que, “la presunta alteración del software del voto automatizado no había sido detectada, ya que nunca se hizo una auditoría completa a los equipos por la propia negativa del órgano comicial, que no cumplió con su compromiso de realizar dicha evaluación”.

En buen dominicano eso se podría llamar “patada de ahogado”, pero, eso deberían de profundizarse más y llamarle la atención al partido opositor, por lo del dicho de que: “Cuando las barbas de tu vecino veas arder, pon las tuyas a remojar”.

Si eso fue a lo interno, entre ellos, que tienen el poder, imagínense cuando le toque enfrentarse a ellos, “monolíticamente” unidos, aunque sabemos que no será así.

Me despido de este artículo, felicitándonos a todos dominicanos por la muestra de civismo, de ese 54.71% que acudimos a votar y porque ya tenemos candidatos presidenciales, que con propuestas (¡ah, iluso yo, que sigo creyendo que esto se hará!) tratarán de convencer al electorado en las próximas elecciones de mayo.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY