Home Columnas OBJETIVIDAD Y DERECHO

OBJETIVIDAD Y DERECHO

SHARE

La dogmática penal y su importancia en la eficacia de nuestro sistema acusatorio

Por Luis Cuevas

Cuevas26rosa@gmail.com

 

La vida es más ingeniosa que el legislador, estableció un jurista francés llamado Louis Josserand, olvidado en las últimas décadas y desconocido por la gran mayoría,  donde su tesis inicial  consideraba que es la propia complejidad de la sociedad que impide que el legislador pueda imbuirse y describir en la ley todo lo que quiere prohibir, donde los operadores del sistema se enfrentan al dilema de  resolver los famosos casos difíciles. Y es aquí donde se detalla la importancia de la Dogmática Jurídico Penal, base de este escrito.

¡Trataré! de apartarme de las terminologías jurídicas para que este escrito sea lo más claro y consumible, tanto para profesionales del Derecho, que aseguro que pocas veces han escuchado hablar de la importancia de la Dogmática Penal, como también personas que no están vinculadas con estos temas, pero que su curiosidad no tiene límites y que  sienten que el vaso del conocimiento no se le ha llenado a diferencia de otros…

Los sistemas procesales en América no están en su mejor momento, por no decir otra cosa y esto responde a la poca eficacia que tiene el control punitivo del Estado, donde al parecer no se ha entendido, que para lograr adaptar un sistema garantista, es necesario que la sociedad entienda, comprenda y sepa cuál es el fin del sistema.

Otro aspecto es que los operadores del sistema han entendido que pueden navegar en los mares turbulentos y de aguas profundas de la política criminal efectiva, sin la ayuda de la Dogmática Jurídico Penal, que es tan necesaria para que operadores del sistema conjuntamente con la sociedad entiendan cual es el objeto del Derecho Penal y  cuáles son los instrumentos que pone a disposición la Dogmática Jurídico Penal a los fines de poder ponderar con más eficiencia los llamados casos difíciles.

La Dogmática Jurídico Penal facilita un  examen exegético, sistemático y crítico de los hechos ocurridos, pero que no  tienen una respuesta legislativa concreta. Es decir, ayuda a analizar de manera directa el contenido de la ley, con pasos lógicos y con un sentido de crítica que yo llamaría “crítica legislativa” a los fines de que junto con la ciencia del delito se le pueda dar respuesta a una conducta contraria a la ley.

El punto es que la falla del sistema que regula la conducta que son nocivas al colectivo pudieran estar enraizadas en el abandono del estudio de la Dogmática Jurídico Penal por parte de los operadores del sistema, que parece que se le ha olvidado que la política criminal se auxilia de los instrumentos legales, que es guiada por la decisión política. Toda norma jurídica traduce una decisión política, es decir, la norma jurídica es hija de la decisión política (Raúl E. Zaffaroni). Esencialmente, legisladores que en su gran mayoría, por no generalizar, no saben cuál es la importancia de la Dogmática Jurídico Penal, ya sé que van a decir, que tenemos un montón de ‘’honorables legisladores’’ que someten y aprueban las leyes y ni siquiera son abogados. Esto es muy profundo y filosófico.

Ningún sistema tiene validez absoluta, sostiene Enrique Bacigalupo, al referirse a que en materia de persecución del Delito nada es holístico. Es aquí donde los operadores del sistema  y quienes tienen la decisión política están compelidos a volver a la Dogmática Jurídico Penal para encontrar una salida garantizadora de la seguridad preventiva de los delitos y no una seguridad persecutora de los delitos que al final solo alivia el dolor pero no cura las heridas y ni siquiera vemos intento de hacerlo.

El objetivo es incidir en las  nuevas generaciones de jóvenes abogados penalista que inician en una nueva etapa del saber de la Dogmática Jurídico Penal y la Teoría Jurídica del Delito. Es decir, en cuales dimensiones no previstas por la ley surge el delito en estos tiempos. Tanto jueces, fiscales, defensores y la sociedad en su conjunto son corresponsable de apostar a un cambio de legalidad de cultura garantizadora Jurídico Penal.

Termino con una frase de Rene Descartes, cito: “Vivir sin filosofar, es propiamente, tener los ojos cerrados sin tratar de abrirlos jamás”.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY