Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

SHARE

“Las vacas flacas y el COVI-19”

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

El libro de Génesis es indispensable para escribir este artículo, y usted se preguntará el porqué de esto. Sencillo, en ese libro, en su capitulo 41, nos habla de la interpretación de un sueño al Faraón que lo interpretó José.

El sueño trataba de siete vacas gordas y siete flacas. Esta pandemia del COVI-19, nos refleja el tiempo de las vacas flacas y su impacto en las economías a nivel mundial. Y es que los gobierno, los que prestan dinero y los que reciben por igual están sufriendo los embates de este virus, tanto así que sus principales maquinarias para el desarrollo, es decir, las empresas, han tenido que desacelerar,  detenerse y hasta suspender el contrato de trabajo y en nuestro país el número  de suspendidos es de   más de 600 mil empleados.

¿Qué deberían, y lo están haciendo los gobiernos de la gran mayoría de países? Afrontar que nos ha llegado el tiempo de las vacas flacas y prepararse de la mejor manera para iniciar una política fiscal agresiva a mediano plazo. Sin embargo, las posiciones fiscales no son tan buenas como en épocas anteriores y las que funcionaban en tiempos normales, hoy no están surgiendo efectos en el tiempo de esta pandemia.

Dado que los niveles de deudas son mucho mayores ahora, entonces debe de decidirse el tamaño de los paquetes fiscales y por lo que se vislumbran no serán muy grande debido al gasto publico excesivo.

Por ejemplo, en nuestro país República Dominicana el gobierno tiene el plan de ayudar a mas de 600 mil 646 hogares que no tienen la tarjeta Progresando con Solidaridad, y que serán incluidos en el subsidio temporal del programa “Quédate en Casa”. El problema aquí no es el subsidio, sino mas bien que esto podrían llegar a convertirse en permanente y conociendo el gobierno que hemos tenido, esto puede utilizarse inclusive para la campaña electoral en favor del candidato del gobierno.

Y es que los programas estructurales, como este llamado “Quédate en Casa”, se pueden utilizar para identificar aquellos que necesitan ser focalizados y este es el desafío que enfrentamos, porque hay evidencia de que existe un número importante de trabajadores que no están cubiertos por esos programas estructurales y que votan en las próximas elecciones y este es el grupo que no puede sentarse en el hogar a esperar que pase la crisis porque viven del día a día.

Esto es obvio, pero lo escribiré como quiera, la atención debe focalizarse en la propagación del virus, priorizando en el gasto en salud, que de por si en nuestro país es muy bajo comparado con el de otros de latinoamérica y nuestro principal desafío es evitar el colapso completo, sino lo ha sido cuando salga este artículo.

Pero, y aquí está el bendito pero, como diría el director de este periódico, Bienvenido Carmona, nuestro gobierno incumple su propio porcentaje en salud, que debería ser de un 4% según la Estrategia Nacional de Desarrollo y solo se le asigna el 1.7%. ¿A dónde se va el restante del porcentaje? Usted y yo como dominicanos lo sabemos, en propagandas políticas y despilfarros excéntricos.

El coronavirus está suponiendo una dura prueba para los sistemas de salud de los países más afectados por el contagio. Y el examen seguramente será todavía más duro para América Latina. La razón: América Latina, que de por sí ya tiene un cuadro sanitario mucho más complejo que el de países como Italia y España, también le destina muchísimo menos recursos a la salud pública.

 

Nos leemos en otro artículo y recuerda, por el amor a Dios #QuédateEnCasa, ayúdanos a bajar la tasa de letalidad que de por sí es muy alta de un 4.6%.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY