Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

3
SHARE

Educación en tiempos de Pandemia

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

La semana pasada escribí, sobre la educación de nuestros hijos, esta semana estaré escribiendo sobre la educación en los tiempos de pandemias.

Sabemos que, esta pandemia ha provocado una crisis sin precedentes en todos los ámbitos. La educación ha sido una de las más golpeadas, pues esta emergencia ha dado lugar al cierre masivo de las actividades presenciales de instituciones educativas en más de 190 países con el fin de evitar la propagación del virus y mitigar su impacto.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha planteado que, incluso antes de iniciar esta pandemia, la situación social en la región se estaba deteriorando, debido al aumento de los índices de pobreza y de pobreza extrema, la persistencia de las desigualdades y un creciente descontento social.

En este contexto, la crisis tendrá importantes efectos negativos en los distintos sectores sociales, dos particularmente por encima de los otros: la salud y la educación. Súmele a eso el desempleo y la evolución de la pobreza conforman un coctel muy volátil.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha identificado grandes brechas en los resultados educativos, que se relacionan con una desigual distribución de los docentes, en general, y de los docentes mejor calificados, en particular, en desmedro de países y regiones con menores ingresos y de zonas rurales, las que suelen concentrar además a población indígena y migrante.

En el ámbito educativo, gran parte de las medidas que los países de la región han adoptado ante la crisis se relacionan con la suspensión de las clases presenciales en todos los niveles, lo que ha dado origen a tres campos de acción principales: el despliegue de modalidades de aprendizaje a distancia, mediante la utilización de una diversidad de formatos y plataformas (con o sin uso de tecnología); el apoyo y la movilización del personal y las comunidades educativas, y la atención a la salud y el bienestar integral de las y los estudiantes.

La semana pasada escribí acerca de los cambios acelerados en nuestra sociedad y crisis como la que estamos viviendo nos obligan a desarrollar nuevos hábitos y rutinas, además de formar estudiantes más resistentes y adaptables. Esto de formar estudiantes, más resistentes y adaptables es el gran desafío que nos dejará esta enfermedad.

En el marco de la suspensión de las clases presenciales, la necesidad de mantener la continuidad de los aprendizajes ha impuesto desafíos que los países han abordado mediante diferentes alternativas y soluciones en relación con los calendarios escolares y las formas de implementación del currículo, por medios no presenciales y con diversas formas de adaptación, priorización y ajuste. Por ejemplo, para realizar los ajustes se requiere tomar en cuenta las características de los currículos nacionales o subnacionales, los recursos y capacidades del país para generar procesos de educación a distancia, los niveles de segregación y desigualdad educativa del país y el tiempo transcurrido del año escolar. Algunos países como México y la República Dominicana y algunos sectores del Ecuador y el Brasil se encontraban en la mitad del año escolar cuando comenzó la pandemia, la gran mayoría se encontraba en el inicio.

En nuestro país, se terminó el año escolar a distancia, donde se enviaba un examen (algo que ya no se usa, pero que aun en estos modelos arcaicos se utilizan para saber la capacidad de conocimientos del individuo) para que fuese llenado y reenviado de vuelta al correo escolar.

Supongo que pocos estudiantes reprobaron el año, ya que el examen se hacia sin la vigilancia de padres, tutores ni maestros y quizás los estudiantes buscaron las respuestas correctas en la web. Pero ese tema, es “harina de otro costal”, porque lo que se quería medir era la capacidad de conocimiento, no al de razonamiento.

Nos leemos en un próximo artículo, hasta la próxima

 

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY