Home Columnas PULSO CIUDADANO

PULSO CIUDADANO

7
SHARE

Nuevas historias para nuevos tiempos

Por: Sabala Ricardo Yen

sabala95@outlook.com

 

En julio de 2019 el periodista británico George Monbiot compareció ante TED, plataforma de conferencias estadounidense donde son invitados líderes políticos, emprendedores, ambientalistas, etc.

La disertación de Monbiot estuvo orientada en la necesidad de construir una nueva narrativa discursiva de los actores políticos debido al lesionado y quebrantado contrato social.

La narrativa discursiva o historia persuasiva se construye en función de las realidades y coyunturas de la humanidad o parte de ella, y se enarbola una “historia de restauración”, hecho que ha inspirado a las transformaciones políticas y sociales en el tiempo.

Es poco probable una sustitución en la correlación de fuerzas o relaciones de poder si quienes aspiran al cambio de modelo social no dispone de una “historia de restauración” que despierte atractivo, encanto y magnetismo, sin ellos es imposible emprender esa empresa.

Casos paradigmáticos que hemos citado en otros escritos pero que valen la pena volver a citar es la Gran depresión de 1929, estallada en Estados Unidos pero que tuvo una repercusión mundial que puso casi al borde del colapso al capitalismo, ante esa

incertidumbre interiorizada hasta en los huesos de la gente un economista inglés, John Maynard Keynes construyó a partir de sus postulados económicos una “historia de restauración”.

La nueva historia de Keynes cuestionó la incapacidad de la mano invisible del mercado para gestionar la economía (ideología disfrazada de ciencia), ante esa urgencia era necesaria la intervención del Estado para asegurar el equilibrio y el empleo, posible esto con el aumento del gasto público con el objetivo de incrementar la capacidad de compra de la población. El héroe de esa historia fue el Estado.

Por otro lado, a pesar de lo positivo que fue la política económica Keynesiana, no obstante, ese modelo se agotó y era insostenible en el tiempo tras producirse en 1973 una crisis económica por el alza en los precios del petróleo por lo que dos economistas una nueva historia, donde el Estado fue llevado al banquillo de los acusados y fue condenado por llevar a cabo políticas colectivizantes y así obstruir la libertad y el

individualismo, de modo que se enarboló la capacidad de iniciativa y el emprendimiento como la fórmula para la salvación, esta narrativa de restauración de la economía y de la vida social fue dominante.

Finalmente debo indicar que esas narrativas están agotadas, fórmulas viejas con una sociedad nueva, por lo que se carece de una historia sólida y creíble capaz de ilusionar y encantar, el reto es encontrar esa historia que pueda que explique nuestro momento actual pero que también tenga la capacidad de describir el futuro. Si no se dispone de esa historia de restauración el cambio estará en algunas mentes.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY