Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

109
SHARE

La ley y la trampa en América Latina

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com  

Reza un refrán que dice: “quien hizo la ley hizo la trampa” en alusión a que quienprocura eludir o quebrantar una orden recién promulgada y, en general, se refiere a quien incumple las normas que él mismo estableció, hace varios días, descargué un libro que lleva por título, “ La ley y la trampa en América Latina”: ¿Por qué optar por el debilitamiento puede ser una estrategia política” escrito por María Victoria Murillo, Steven Levitsky y Daniel Brinks  desde que lo vi, sentí la curiosidad de saber el porqué del título.

Aquí intentaré hacer un pequeño resumen de lo que trata el libro y le sugeriré a mis lectores que lo descarguen también, para entender por qué optar por el debilitamiento institucional puede ser una estrategia política.

Desde sus primeras paginas el libro hace referencia sobre la importancia en la fortaleza institucional y especifica que varían sustancialmente por las regionesdonde se comparan las experiencias. A su vez, las conclusiones que se desprenden son claramente aplicable a otras regiones del mundo.

Todos sabemos que América Latina existen desigualdades y deficiencias estatales, pero si hicieran un plan conjunto, lo que aquí se llamó la Estrategia Nacional de Desarrollo (END) y si se cumpliesen las leyes destinadas a disminuir el clientelismo, la corrupción, la discriminación racial, la violencia contra la mujer o las normas destinadas a redistribuir los ingresos a los pobres, hacer cumplir los derechos de propiedad contra los ocupantes ilegales o proteger el medio ambiente, las consecuencias a nivel social serian enormes y determinantes.

Todo el párrafo anterior, podría resumirse como el cumplimiento institucional, no el favoritismo a tal o cual simpatizante del partido de gobierno, aun sabiendo que ese simpatizante o militante está incumpliendo.

Por citar un ejemplo, el caso de Bolivia año 2019. El Expte Evo Morales quería repostularse por tercera vez, sin embargo, Morales ignoró el plebiscito convocado para cambiar la regla en 2016, donde lo perdió a todas luces, pero como los “asesores presidenciales” y cuando lo presidentes solo tienen egos y humos inflados, el tema de la reelección es cardo de cultivo, para la idea, en Bolivia eso trajo un sinnúmero de fragilidad en el gobierno, al final ¿qué sucedió? Un resultado adverso porque las institucionesestaban fragmentadas, y había una sensación del que el gobierno electo años atrás de manera democrática, ahora lo estaba haciendo de manera dictatorial.

El caso de Bolivia parece aislado, peor no lo es, fíjense si damos un recorrido por América Latina, los presidentes que se han vendido como demócratas, años después terminan siendo dictadores, el caso de nuestro país, por ejemplo, cuando nos apostamos frente a la Plaza de la Bandera, lo hicimos porque no creíamos en nuestro sistema democrático ni en quien nos gobernaba.

Las crisis institucionales, el incumplimiento de normas, junto a la inestabilidad tanto económica como social genera mucha incertidumbre acerca del futuro de otras instituciones políticas, porque deben verse como un sistema, no como algo aislado.

Nos leemos en un próximo artículo.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY