Home Columnas SIEMPRE CON LA VERDAD

SIEMPRE CON LA VERDAD

70
SHARE

Tokio 2020: ¿Suspendido? 

Por: Ramón Rodríguez

La historia de los Juegos Olímpicos ha tenido momentos sombríos que contrastan con sus principios fundamentales de hermandad, solidaridad y muchos más que contempla la tan violada Carta Olímpica.

Algunas versiones de los Juegos Olímpicos, perduran en la memoria colectiva del Movimiento Olímpico Mundial por su lobreguez. Los de Berlín de 1936, crearon un gran estado de tensión ante el afán de Adolf Hitler de mostrar su superioridad política a través del deporte y recibir como respuesta una estupenda participación del atleta afroamericano, Jesse Owens, quien resultó ser la estrella del evento. Los Juegos del 1972 son inolvidables, están en la historia como los juegos del septiembre negro, tras el asesinato de 11 atletas israelíes a manos de terroristas palestinos. A pesar de la gravedad de los hechos, los juegos no fueron suspendidos.

En 1980, el presidente Jimmy Carter patrocinó boicotear los Juegos Olímpicos de Moscú y exigió públicamente la retirada de La Unión Soviética de Afganistán como condición para detener el boicot, que finalmente se llevó a cabo, con la ausencia de más de 60 países. Sin embargo, los juegos no fueron cancelados.

En 1984, el presidente Leonid Brezhnev, paga con la misma moneda y encabeza el boicot a los Juegos Olímpicos de los Ángeles. No hubo suspensión.

Los Juegos Olímpicos solamente han sido suspendidos en tres ocasiones por razones de guerra.
Cuando Gavrilo Príncip disparó en Sarajevo contra el archiduque Francisco Fernando y su esposa, Sofia Chotek, creando el detonante para la primera guerra mundial, desconocía que provocaba la suspensión de los juegos de 1916, previstos para Berlín.

La invasión del ejército alemán a Polonia, el 1ro de septiembre de 1939, era el preludio del inicio de la segunda guerra mundial y decretaba la suspensión de los juegos del 1940, señalados para Finlandia, pues Japón había retirado su derecho a la sede. Entendible es, que los juegos de 1944, otorgados para Londres, estaban suspendidos, pues el mundo estaba ‘’loco’’ y en guerra.

Vivimos momentos espeluznantes. La crisis sanitaria mundial amenaza seriamente los Juegos de Tokio. Sería la cuarta suspensión. Las autoridades oficiales japonesas están recibiendo mucha presión para que suspenda la justa que debería iniciar el viernes 23 de julio.

Pienso que no habrá cancelación, eso le costaría al gobierno japonés, 13,560 millones de euros.
El deporte siempre ha expresado relaciones de poder. Los países poderosos disfrutan mostrar su superioridad y los pobres que ya no son tan débiles.

Nuestro país no debe quedarse al margen, pienso que Antonio Acosta, presidente del COD, debe promover otro interesante conversatorio, pero esta vez, para tocar el tema de Tokio 2020. Vale la pena.

 

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY