Home Deportes Phoenix se coloca a un paso de finales del oeste, Filadelfia toma...

Phoenix se coloca a un paso de finales del oeste, Filadelfia toma control de serie ante Atlanta

185
SHARE
DENVER, CO - JUNE 11: Devin Booker #1 of the Phoenix Suns drives towards the hoop against Michael Porter Jr. #1 of the Denver Nuggets in Game Three of the Western Conference second-round playoff series at Ball Arena on June 11, 2021 in Denver, Colorado. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement. (Photo by Dustin Bradford/Getty Images)

Los Suns van camino de convertirse en el primer clasificado para las Finales de Conferencia. Después de ganar sin excesivos apuros sus dos partidos como locales, el cuadro de Arizona ha mantenido dicho dominio con la llegada de la serie al Ball Arena de Denver, en el que se impusieron por 116-102 para colocar el 3-0 en la eliminatoria. Este resultado, como acostumbra a recordarse, no se ha remontado nunca, y tanto por ello como por las sensaciones que transmite cada equipo, todo apunta a que es cuestión de tiempo que Phoenix certifique su pase a la siguiente ronda.

Devin Booker y Chris Paul son los principales artífices de que así sea. Con 28 y 27 puntos respectivamente, ambos comandaron a unos Suns que fueron por delante prácticamente todo el partido y que llegaron a contar con hasta 20 tantos de ventaja en el último cuarto, dando muestra de su dominio. Si bien el escolta terminó algo por delante en anotación, CP3 destacó en otros aspectos repartiendo 8 asistencias y robando 3 balones, volviendo a llevar la batuta del partido y dando continuidad a un grandísimo momento de forma.

En general, ambos han contribuido a que los de Monty Williams lleven más de dos semanas sin perder un partido, ya que suman seis triunfos consecutivos. Su última derrota tuvo lugar en el Game 3 ante los Lakers, momento en que llegaron a colocarse en serio peligro de quedar eliminados en primera ronda, pero lograron revertir la situación como si de un equipo experimentado se tratasen y desde entonces van viento en popa.

Con todo, no solo Paul y Booker firmaron buenas actuaciones, ya que el resto de los integrantes del quinteto inicial les acompañaron en dobles dígitos en anotación. Jae Crowder fue el tercero con 14 tantos gracias a sus cuatro triples, mientras que Mikal Bridges llegó hasta los 11 y DeAndre Ayton hasta los 10, a los que añadió 15 rebotes para alcanzar un nuevo doble-doble.

Jokic brilla en vano

Pese a que fueron los Suns quienes mejor lucieron, el MVP del encuentro, así como de la temporada regular, llevaba la camiseta de los Nuggets. Nikola Jokic, con un descomunal triple-doble de 32 puntos, 20 rebotes y 10 asistencias, realizó un despliegue de baloncesto con el que trató sin éxito de enganchar a los suyos a la serie. Sus compañeros, sin embargo, no terminaron de estar altura, lo cual no quita que la firmada por el serbio sea un de las actuaciones más dominantes firmadas de forma reciente.

Y es que, salvo Wilt Chamberlain en 1967 y Kareem Abdolu-Jabbar en 1970, nadie en la historia de la NBA había firmado un 30+20+10 en puntos, rebotes y asistencias en un partido de playoffs. En un partido clave para Denver, Jokic estuvo sin duda a la altura, aunque no terminó del todo satisfecho debido a que consideró que su 13/29 en el tiro (44,8%) empañó su noche.

“Estoy frustrado conmigo mismo por haber fallado tantos tiros. No he dado mi mejor versión, especialmente en ese aspecto” afirmó tras el choque. “Las cosas serían mucho más sencillas para nosotros si empezase a meter mis lanzamientos. Por supuesto, hay mérito en la defensa por ponérmelo difícil”.

Pese a las duras palabras del pívot, lo cierto es que solo Monte Morris terminó con mejores datos de acierto que él entre sus compañeros. El base, segundo en anotación con 21 tantos con un 66,7% de acierto, fue el principal escudero de Nikola gracias a su magnífico nivel arrancando desde el banquillo, pero ni siquiera su aportación logró hacer de este un choque parejo. Michael Porter Jr. y Will Barton, por su parte, terminaron con 15 y 14 respectivamente, pero deberán sumar más en el próximo encuentro si quieren mantener con vida a unos Nuggets que, ahora sí, están notando mucho la baja de Murray.

Filadelfia recupera el factor cancha con una victoria en Atlanta

Pese a que arrancaron la serie perdiendo la ventaja de campo, los Philadelphia 76ers no han tardado en recuperarla. Los de Doc Rivers asaltaron esta madrugada el State Farm Arena, en el que se impusieron por 111-127 para volver a hacerse con el factor cancha y tomar la delantera en la serie por 2-1. De esta forma, los líderes del Este se sitúan a solo dos victorias de regresar a unas Finales de Conferencia, y parecen haber logrado aplacar el ímpetu de unos Hawks que ya demostraron sus ganas de dar la sorpresa en el Game 1.

Y es que los 76ers no solo ganaron, sino que dieron un golpe de autoridad gracias a su gran segunda parte. En ella, rompieron un encuentro que estaba parejo al descanso y no dejaron que Atlanta pudiera soñar nunca con la remontada, ya que llegaron a ganar por hasta 22 puntos y mantuvieron siempre una renta suficiente como para que no se atisbasen opciones de perderla.

Joel Embiid fue en gran parte responsable de este dominio gracias a sus 27 tantos, de los cuales 17 llegaron tras el descanso, así como con sus 9 rebotes y 8 asistencias. El camerunés, cuyo dominio obligó a los Hawks a buscar constantemente dos contra uno, no pudo tener tanto peso como de costumbre en la ofensiva, pero a base de forzar tiros libres y de hacer valer su poderío en la pintura logró sumar de forma frecuenta para los suyos. Todo esto, con problemas en su rodilla y tras sufrir dos llamativas caídas que le hicieron sufrir daños en su tobillo y en la espalda, lo que generó preguntas sobre su estado físico por parte de la prensa.

“Estoy bien. Estoy de pie, caminando, y he terminado el partido, así no hay ningún problema” aseguró tras el choque. “Voy a seguir peleando, que es lo que he hecho desde que me dedico al baloncesto. Pase lo que pase, hay que levantarse y seguir”.

El pívot estuvo secundado en anotación por Tobias Harris, autor de 22 puntos, y de Ben Simmons, que terminó con 17 y 7 asistencias y dio un paso adelante en ataque ante la excesiva atención de la defensa sobre Embiid. Furkan Korkmaz, por su parte, alcanzó los 14 tantos tras contar con más presencia de lo habitual debido a la lesión de Danny Green, que tuvo que abandonar el partido por culpa de lesión en la pantorrilla y no llegó a jugar ni siquiera 4 minutos.

En Atlanta, Trae Young terminó una vez más como máximo anotador con 28 puntos, a los que añadió 8 asistencias, aunque la defensa de los 76ers dio continuidad a la buena línea del Game 2 y consiguió reducir su impacto con respecto al primer encuentro. John Collins, con 23 puntos, le siguió de cerca, mientras que Bogdan Bogdanovic y Danilo Gallinari aportaron 19 y 17 respectivamente.

Los locales se mantuvieron en partido hasta que un parcial de 0-11 en el tercer cuarto les dejó ya muy por detrás y marcó una brecha que fue irrecuperable para ellos. Philadelphia supo controlar el duelo a la perfección desde entonces, no dejando rehacerse a unos Hawks que, no obstante, no parecen dispuesto a dejarse invadir por el desánimo. “No es nada para lo que no podamos hacer ajustes” aseguró Trae Young.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY