Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

186
SHARE

Gustavo Petro

Y la izquierda en Colombia

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Colombia es el único país de Sudamérica donde la izquierda democrática jamás ha gobernado. Una característica política atribuible, en parte, al hartazgo de una sociedad civil sofocada con 60 años de confrontación entre el Estado y diversas guerrillas de extrema izquierda, como el desparecido M-19, donde militó Petro.

 

Gustavo Petro representa uno de los extremos políticos antagonistas del expresidente Álvaro Uribe Vélez, una polarización de la que muchos dicen estar cansados, según señalaban encuestas del momento cuando había una disposición hacia el voto en blanco de cara a la segunda vuelta en 2018. Y la fuerza que le dan sus millones de electores tiene contrapeso en sectores que prefieren votar por la derecha porque ven en Petro una amenaza al statu quo.

 

A Petro sus contradictores lo han tildado de populista y autoritario. Durante la campaña política de 2018, los miembros del partido Centro Democrático (del presidente saliente Iván Duque) decían que, bajo su eventual Gobierno, Colombia correría la misma suerte que Venezuela. Los sectores más radicales de la derecha han caracterizado  su imagen como de comunista, aunque él se defina como de izquierda progresista. Y además de que representa el cambio no solamente hablando de posibles reformas sociales y económicas, también existe toda una serie de conspiraciones a su alrededor.

 

El ahora presidente electo no ha estado libre de polémicas dentro de su mismo movimiento, en particular con el sector feminista que lo ha criticado por no sancionar comportamientos machistas dentro de sus filas y por criticar el movimiento feminista, cuando aseguró en el diario El País de España que este movimiento “se ha quedado con la vieja izquierda tradicional en la esfera intelectual de la gran ciudad, sin vinculación con la población”. Sin embargo, Petro ha dicho después que “el feminismo es futuro, país y camino hacia el cambio”.

 

¿Qué es el perdón social que habla Gustavo Petro?

“El perdón social es una expresión de la sociedad en busca de reconciliación. Tiene un motor: acabar con un conflicto en Colombia. Y por tanto la cárcel no es la pieza fundamental, (lo) es el corazón del ser humano”.

 

Pero para otorgar este perdón social “que no es divino, es humano”, señaló Petro, debe haber ciertas “condiciones históricas”, basadas en un proceso previo de “verdad y reparación de las víctimas, a través de mecanismos concretos”.

 

Petro dice plantear la discusión desde el ámbito de la reconciliación social y no desde una acción de gobierno. “El perdón social no tiene que ver con lo jurídico, nace desde la sociedad” la cual es el que crea leyes como indultos o rebajas de penas”.

 

Felicitamos a Gustavo Petro, esperando que no nos haga quedar mal, como lo han hecho Pedro Castillo, en Perú y Xiomara Castro, en Honduras. 

 

Latinoamérica está girando hacia la izquierda de manera paulatina, esperando que crezca esta ola para ayudar al verdadero socialismo que tanto necesitamos. 

 

 

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY