Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

130
SHARE

Crónica de una dimisión anunciada: 

Boris Johnson

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

Como si se tratase del libro del “Gabo”, esta Crónica de una dimisión anunciada inició desde principios de este año debido a las fuertes críticas por las fiestas efectuadas en Downing Street en medio de la cuarentena por Covid-19.

 

Al problema del “partygate” se le comenzaron a sumar otras controversias, como por ejemplo las filtraciones de varias denuncias por corrupción de funcionarios allegados, acusaciones de acoso sexual dentro de su partido político y hasta renuncias de parlamentarios por observar pornografía en sitios indebidos y públicos. A todo esto, se le sumó la inestabilidad económica y el alza de inflación, atípica en dicha región, sin embargo, la gota que rebasó el agua fue las decenas de renuncias de parlamentarios en las últimas horas.

 

Pero antes de todo y para enteder esto, ¿Qué es el “partygate”? En plena pandemia del coronavirus, cuando Reino Unido puso serias medidas que restringían desplazamientos, reuniones y sumaban varias recomendaciones de higiene, las autoridades británicas, entre ellas el primer ministro, Boris Johnson, fueron partícipes de fiestas, mismas que llamaban a la población a no realizar y que hoy se envuelven en un escándalo llamado “partygate”, el cual ha puesto en debacle al actual gobierno. 

 

Luego de este escándalo, le siguió otro, que al traste de con la dimisión de Boris, el de Christopher Pincher. El pasado mes de febrero de este 2022 el exprimer ministro le asignó el estratégico puesto de whip parlamentario, encargado de dirigir y “disciplinar” los votos del Partido Conservador.

Cabe destacar que el “whip” es un miembro de un partido político cuya tarea es asegurar la disciplina de partido en un parlamento. Esto usualmente significa asegurar que los miembros del partido voten según el programa político del partido, en lugar de hacerlo según su propia ideología individual o según la voluntad de sus electores.

 

En menos de cinco meses Pincher no tuvo más que otra que renunciar a su cargo luego que un par legisladores hicieran una acusación formal por haberlos “manoseados” y emborracharse de manera extrema en un bar de la capital inglesa, Londres.

 

El quid del asunto radica en que ante todo el bochorno, Johnson y sus voceros siempre alegaron no estar al tanto de las inadecuadas actitudes del personaje, más el desconocimiento de las denuncias por parte de secretarios, empleados y colegas por repetidos casos de acoso. No obstante, Simon McDonald, exsecretario permanente del Ministerio de Exteriores, fue el encargado de desmentir la versión al enviar una carta al Parlamento y decir que Johnson sí sabía de sus antecedentes.

 

Otros escándalos

  • En este abril el legislador Neil Parish renunció por ver pornografía en el Parlamento desde un celular.

 

  • En mayo el ya por entonces exdiputado Imran Khan fue condenado a 18 meses de cárcel por agredir sexualmente a una niña de 15 años.

 

  • Por corrupción hay varias denuncias hacía Johnson, entre ellas, gastos excesivos para la remodelación de la residencia oficial o las múltiples acusaciones de favoritismo a empresas privadas por parte de diputados cercanos en el Partido Conservador.

 

Ante la crónica de la muerte anunciada de Boris Johnson y su gobierno, ahora el Comité 1922 del Partido Conservador será el encargado de designar lo más antes posible un nuevo ministro que le pueda dar un poco orden y tranquilidad al convulsionado mundo político del Reino Unido.

 

Nos leemos en otro articulo, Dios mediante.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY